jueves, 2 de abril de 2009

Cine Foro-Juan Melendez 6446

Miércoles 15 de abril - 6pm
Cine Foro "Juan Meléndez 6446"
Amnistía Internacional
La Chiwinha

Juan Meléndez - 6446 presenta la historia de un inmigrante puertorriqueño, criado en la ciudad de Nueva York, que fue acusado por un asesinato en el estado de Florida. Juan Meléndez fue juzgado en cinco días y condenado a la pena de muerte por 17 años, 8 meses y 1 día hasta su exoneración el 3 de enero de 2002. Juan Meléndez fue sentenciado por un crimen que no cometió. Conoceremos su historia contada por el propio Juan, su madre, sus abogados y amigos.

Producido y dirigido por Luis Rosario Albert para la    Comisión de Derechos Civiles.

El conversatorio será dirigido por el Lic. Osvaldo Burgos

 

http://www.amnestyusa.org/aliados/perfiles/juan-melendez/page.do?id=1104900

 Juan Roberto Meléndez

"La pena de muerte es odio, rencor, venganza. Eso es todo lo que trae. Es una ley que ninguna nación civilizada necesita. Ningún país debe ponerse al nivel de un asesino".

Conocido por sus amigos como "Johnny", el Sr. Juan Roberto Meléndez nació en Brooklyn, Nueva York, pero creció en Puerto Rico, donde reside actualmente. Juan Meléndez es la vigésimo cuarta persona que ha sido exonerada y puesta en libertad en el estado de Florida. Después de pasar casi 18 años enfrentando la pena capital por un crimen que no cometió, el señor Meléndez fue liberado el 3 de enero de 2002, después de haber sido sentenciado a la pena de muerte a la edad de 33 anos, sin ninguna evidencia física que lo relacionara con el crimen y con el testimonio ofrecido por testigos cuestionables. De hecho, la fiscalía ocultó evidencia y mintió a la corte para poder proteger al verdadero asesino, un policía. El señor Meléndez fue absuelto cuando la confesión del policía culpable fue dada a conocer en 1999 - una confesión que la fiscalía conocía antes de llegar al juicio. El señor Meléndez nos contó sobre su experiencia y sobre la importancia de apoyar la abolición de la pena de muerte.

18 años en el pabellón de la muerte

"Mi odisea empezó en 1984. Un grupo de agentes del FBI vinieron y me arrestaron. Me trasladaron al estado de Florida donde este crimen ocurrió y el juicio comenzó el 21 de septiembre, un lunes. El jueves me encontraron culpable y el viernes de esa misma semana me sentenciaron a muerte. Mi experiencia en el pabellón de la muerte fue muy solitaria porque estaba encerrado en una celda semi-oscura por 24 horas al día con solamente 4 horas semanales que nos sacaban a una yarda. No vi la luna, ni las estrellas, ni tierra, ni grama por casi 18 años. En un momento pensé en cometer el suicido. Lo que me salvó de cometer suicidio fueron sueños que Dios me daba de mi isla. También me salvaron las cartas de mi mamá y de mi tía que por todos esos años me escribían."

"Una persona inocente puede morir"

Juan siguió explicando como sufrió en la cárcel, "Es duro pensar día tras día que te van a matar. Cuando yo salí de la cárcel habían matado a 51 personas; 44 de ellos yo los conocí. Sufrí mucho. No vi a mis hijas crecer, y es muy duro ser castigado por algo que no has hecho. Este tipo de sentencia trae dos tragedias: trae la tragedia del sufrimiento de la familia de la victima. Y trae la tragedia de la muerte del acusado, para su familia que tanto lo quiere. Así que ya no es una tragedia, ya son dos. La familia de la víctima no va a sentir ningún alivio después de que lo maten. Es todo lo contrario. Después que la persona ha sido ejecutada sólo sienten el mismo dolor. No resuelve nada y esa es una de las razones que debería ser abolida.

Otra razón que debe ser abolida es que una persona inocente puede morir. Yo soy un ejemplo ideal de porque no debe existir porque yo me salvé sólo por un milagro. Si esa confesión del verdadero culpable no hubiera ocurrido, yo hubiera muerto."

En camino a la abolición

Le preguntamos a Juan Meléndez porque es importante que los latinos luchen para abolir la pena de muerte. "La comunidad hispana debe de involucrarse porque la población de hispanos en el pabellón de condenados a muerte está creciendo. Hay muchísimos puertorriqueños ya sentenciados a muerte, cubanos y mexicanos. Lo que me pasó a mí le puede pasar a usted, a su hijo, a su hermano, a cualquier ser querido. Para evitar estas injusticias debiera de apoyarnos en abolir la pena de muerte."

 

Hazte miembr@, Colabora y Actúa!!!

En Puerto Rico htt://www.amnistiapr.org  Tel. (787) 763-8318

Para conocer más sobre nuestro trabajo y leer los informes e investigaciones búscanos en http://www.amnesty.org/es

 

Amnistia Internacional
Sección de Puerto Rico (AIPR)
Trabajamos para Educar y  Proteger los
DERECHOS HUMANOS en el Mundo