sábado, 20 de junio de 2009

Letras parlantes: Reseña sobre la Biblioteca Viviente

 
 

Sent to you by Creadores de La Chiwinha via Google Reader:

 
 

via ESPACIO ASIRAY by Yarisa Colón Torres on 6/20/09

por Nahomi Galindo-Malavé
galindomalave.com

Popularmente existen frases que plantean la metáfora entre personas y textos. Muchas veces escuchamos decir "esa persona es un libro" o "tal persona es una enciclopedia" o "fulana es un libro abierto". Estas frases con luz nos muestran que muchas personas son y pueden ser un conocimiento ambulante.
Durante el día de ayer, 19 de junio, se realizó una excelente actividad titulada "Biblioteca viviente" organizada por Isla Cliché y La Chiwinha. La realidad es que inicialmente cuando escuché el anuncio de la actividad no tenía una idea clara en que consitiría y en cómo se concretizaría. Pero la misma duda levantó mi curiosidad y llegué hasta la actividad. Allí me dí cuenta que era sencillamente tal como se anunciaba y habian descrito: una biblioteca viviente.
Los "lectores" llegaban a La Chiwinha y había una "bibliotecaria" como recepcionista con un listado de libros con codificaciones y titulos. Uno seleccionaba del listado. Entregaba una identificacion para solicitar el "libro" (que era una persona que te hablaría del tema) y el "libro" no tan sólo te hablaba de su tema; sino que además, literalmente, tenía un dialogo con el lector.
Esta actividad fue innovadora, refrescante y oportuna. Innovadora porque este tipo de actividad rompe con el formalismo de las conferencias o paneles. Expone a personas que, quizás, no se conocen a un dialogo, que pocas veces se promueve, proponiendo como fin el aprendizaje de forma amena. Sin embargo, a la misma vez propone intercambiar una conversación, así mismo como a cuestionar inmediatamente al "libro" y a tener una lectura en forma de espiral, en vez de lineal.
La actividad fue refrescante gracias a la selección de los recursos, porque los "libros" no exponían como los "dioses del olimpo" sino que establecían un diálogo intimo con el lector. Este metodo de "lectura" exponía tanto al "libro" como al "lector" a reirse, a sorprenderse, o a conmoverse. El entusiasmo de los "libros" y "lectores" era tal que en la "biblioteca" no se entregaba el libro sino era porque avisaban con una campana. Así, entonces, era la forma en que se cambiaban "libros" y "lectores".
Finalmente la actividad fue oportuna porque en un contexto dónde generalmente prevalece el individualismo, la superficialidad y la prisa, sin duda alguna esta propuesta dinámica sensibiliza y expone a diferentes personas a interaccionar a través de dialogos teniendo como objetivo principal un intercambio de conocimiento intimo y ligero que hace tanta falta en estos tiempos. Ojalá no tan sólo se repita, sino que también se empiece a utilizar más este método.

 
 

Things you can do from here: