viernes, 30 de noviembre de 2012

Regalos de ecodiseño

El ecodiseño es aquel que tiene un “enfoque cíclico” del producto, algo que se conoce como “de la cuna a la tumba”. El diseñador del producto, cualquiera que sea, toma en cuenta el ciclo de vida del producto desde su creación (la cuna), su uso (empaque, transportación, vida útil) y su posterior tratamiento cuando deja de tener su uso original (la tumba).  Como se piensa en ciclos, normalmente los productos diseñados ecológicamente toman nueva vida al reciclar sus partes o transformar su uso.

El ecodiseño va ligado al ecoregalo, por lo que debemos tomar siempre en cuenta los siguientes factores al momento de elegir ese cariñito especial para nuestros seres queridos:

  • Elige aquellas cosas con el mínimo de empaque. Mientras menos se bote mejor para nuestro planeta.
  • Busca aquellas cosas de materiales que sean renovables (cáñamo o hemp, bambú, semillas, algodón), o sea, que nunca se agote su producción o que no provenga de un ecosistema en peligro.
  • Prefiere aquellas cosas que están confeccionados con materiales reciclados (cristales, latas, aluminio, papel) o reusados (telas, hilos, botellas) y que no contengan químicos tóxicos.
  • Opta por regalos sencillos y de buena calidad que tengan la menor cantidad de piezas movibles o que no se puedan dañar o romper fácilmente.
  • Consigue regalos confeccionados localmente, preferiblemente con materia prima local.
  • Asegúrate que la compañía manufacturera respeta los derechos humanos de sus trabajadores y que en la producción se evita la explotación de niños como los productos certificados de Comercio Justo.
  • Trata de regalar experiencias que durarán más tiempo en la memoria: suscripciones a organizaciones ambientales, certificados para alguna excursión en la naturaleza, un pase para actividades holísticas o suscripciones a revistas ambientales.
  • Procura que, si vas a regalar alimentos, los ingredientes sean de cultivo orgánico, ecológico y preferiblemente que sean elaborados localmente: mermeladas, piques, tisanas, café, galleta, entre otros.
  • Busca regalos que después de ser usados puedan ser reciclados, compostados o reusados, en su totalidad o por lo menos la mayoría de sus partes.
  • Emplea tu creatividad al momento de envolverlos: reusa papel, sobres, revistas, cintas, cartón, plástico y crea envolturas divertidas y totalmente personalizadas.