sábado, 11 de octubre de 2014

Recibe buena acogida el proyecto "Café Pendiente"

Recibe buena acogida el proyecto "Café Pendiente"



Ya suman 40 los establecimientos que se han unido al concepto de dejar un café pago para que lo consuma alguien que no puede comprarlo.
La idea de dejar un café pago para que lo consuma alguien que no puede comprarlo ha sido acogida con mucho éxito. De los cinco comercios con los que se empezó el programa en mayo pasado, ya suman 40 los establecimientos que se han unido al Café Pendiente.
En enero, cuando el director ejecutivo de Iniciativa Comunitaria (IC), José Vargas Vidot, explicó en qué consistía el proyecto, dijo que era “un estímulo a que el prójimo, aun cuando no se vea, está presente en nuestra conciencia colectiva”.
Originado en Nápoles y replicado en muchos países, el gesto, para que funcione, necesita del desprendimiento de quien lo compra y de la integridad de quien lo entrega.
“Parte de la campaña es que corre a través de la buena fe de las personas y la honestidad del comerciante”, indicó el coordinador de relaciones con la Comunidad de IC, Alex Serrano.
El comercio participante no invierte, pero para mantener la transparencia se le pide que coloque una pizarra donde se indique si tienen algún café pendiente. De esa manera, si alguien quiere un café que no puede pagar, sabe que hay disponible sin tener que hacer la pregunta.
Durante el Coffee & Chocolate Expo 2014, celebrado el 20 y 21 de septiembre, nueve comercios llenaron el formulario para unirse a Café Pendiente y ya dos recogieron lo necesario para hacer visible que son parte de la iniciativa, como un sello que los identifica más unas hojas sueltas con detalles del concepto.
Al principio, “como no existía esa cultura”, había mucha gente que dejaba el café pago y poca gente que lo reclamaba, pero ya ha cambiado. Además, se ha ampliado el concepto de a quién debe ir dirigido el “café pendiente”. Según la zona del establecimiento, a veces puede ser una persona sin techo, pero también puede ser un universitario que está “pelao”. En Friends Café, en la Plaza Colón en Mayaguez, han entregado 422 cafés pendientes.
Entre los comercios participantes hay desde cafetines típicos hasta cadenas de franquicias. Hay, incluso, algunos que ya tenían una iniciativa similar, como La Chiwinha, en Río Piedras, o la Guagua de Tripletas en La Cambija, en Bayamón.
“La idea es que haya en todos los pueblos”, expresó Serrano.

fuente: http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/nota/recibebuenaacogidaelproyectocafependiente-1039963/